domingo, 25 de septiembre de 2011

tenemos a un amante de la libertat (no autodidacta) subido sobre una gigantesca montaña de estiércol, una loma de estiércol de proporciones bíblicas, diciendo:
-si consigo que el señor del noveno, ese señor que inunda el barrio con sus sombreros y sus trajes de lino, no pueda ir a los toros a fumar sus puros y hablar de chicuelinas y no pueda volver de los toros ensimismado y soñando con haber sido manolete, yo seré sin duda más libre.
eso decía el joven e inexperto amante de la libertat, y se lo decía a un político subido a su audi a6, quién tras comprobar que tal medida no dañaba los intereses económicos de sus protegidos, se la concedió.